Los caraqueños salen de sus casas con miedo a la delincuencia que se muestra en las calles de múltiples maneras. Ni siquiera los momentos para disfrutar –como fiestas, citas, reuniones de familiares o amigos- pueden despejar por completo la mente de los ciudadanos que, invadidos por la zozobra, temen ser las próximas víctimas de los secuestradores que acechan en las noches.

El crimen organizado se intensifica a medida que la crisis económica se exacerba. Muchos delincuentes consideran como un negocio rentable el secuestro en zonas de la clase media y de la clase alta de Caracas.

“El secuestro meticulosamente planificado dejó de ser común. Lo más que se practica es el secuestro exprés, que dura hasta ocho horas para concretar la negociación del rescate. Casi todas las víctimas, al ser liberadas, revelan a las autoridades que fueron tratados con violencia; con golpes, jalones, agresiones verbales y demás abusos”, relató un ex funcionario del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas).

El oficial militar reveló las zonas y cuadrantes de Caracas en los que ocurren mayor número de casos de secuestro, según sus fuentes dentro del Conas; sin embargo, pidió a El Nacional Web no revelar su identidad por compromisos laborales.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta