Ruperta. Foto: El Pitazo

Un grupo de ambientalistas y proteccionistas de animales de distintas zonas de Caracas se reunieron en la Plaza Bolívar de Caricuao para dejar en claro que el “Movimiento Ruperta” no puede detenerse ni por las amenazas que recibieron por  parte del coordinador del zoológico de esta comunidad.

El objetivo principal de este movimiento es detener el maltrato animal en los distintos zoológicos del país, tras la muerte de la conocida elefanta del Zoológico de Caricuao.

Resultado de imagen para Ruperta

“La misma suerte de Ruperta, la tienen marcada los animales que quedan en los zoológicos; la verdad es que no le están dando la cantidad suficiente de comida. Y es frustrante que las autoridades de estos recintos no se dejen ayudar por las comunidades. El llamado es a todos los proteccionistas del país a que hagan un seguimiento de esta situación. Hoy más que nunca los animales nos están necesitando, recordemos  que estos que  no tiene voz “, recalcó Diana Medina, proteccionista del municipio Baruta.

Maribel García y Keily Chávez, miembros de la Red Ambientalista  de Caricuao indicaron que mientras existan animales pasando hambre en el país y en el zoológico de la parroquia, ellas van a seguir alzando su voz.

“No nos va extrañar que inventen de todo sobre nosotras, ya con la amenaza de lanzarnos los colectivos y la Guardia Nacional cuando nos acercamos al espacio en donde estaba la elefanta Ruperta nos confirman la clase de gente que son las autoridades del zoológico de Caricuao”, comentaron las ambientalistas.

García explicó que no tiene dos días trabajando en pro de la fauna y la flora en la parroquia Caricuao por lo que no le asombra las amenazas de las autoridades del Zoológico y de Inparques.

Por su parte Keily Chávez, ambientalista de Caricuao, señaló que es bien lamentable que el coordinador del zoológico la amenace y responsabilice de un supuesto acoso que “sufre” el personal que labora en el cuidado de los animales; cuando la realidad es que estos empleados “llevan mucho rato siendo amenazados por él”.

La ambientalista dijo que los vecinos son los primeros observadores, “que alarmados de lo que ven en el zoológico nos comentan y piden ayuda para los animales”.

Con ilustración de @EdoIlustrado

Comments

Dejar una respuesta