El fenómeno fan no tiene límites. En ocasiones, admirar a un personaje célebre traspasa las fronteras de escuchar su música, ver sus películas o leer sus libros. Muchos aficionados se convierten en auténticos historiadores del personaje, y su vida es aprendida como un mantra. Si eres uno de estos, y tu ídolo es Justin Bieber, estás de enhorabuena: han inaugurado el primer museo dedicado a su vida y sus andanzas en el mundo de la música y promete causar furor.

A Bieber, que acumula más de doscientos millones de seguidores entre Twitter e Instagram y cerca de 17.000 millones de visualizaciones en YouTube, ya lo habíamos visto dando vueltas a todo el mundo con su música, contando con clubes de fans en cada punto del mundo o incluso merchandising desde la típica camiseta a juguetes sexuales. Sin embargo, aún nadie había reparado en hacer un repaso de su carrera en una sala de muestras. Ahora, en su Canadá natal, se inaugurará ‘Steps to Stardom’, una exposición permanente que cuenta con la aprobación del cantantey que repasará su vida desde sus inicios en YouTube cuando era todo un pipiolo.

Un repaso de su camino a la fama

Stratford Perth es la galería elegida para la exposición

“Stratford Perth es la galería elegida para la exposición”

El museo, situado en la prestigiosa galería Stratford Perth de Ontario, se centrará en resaltar como Bieber a sus 23 años es una figura a nivel global. La muestra, que arrancará el 18 de febrero y que contó con la ayuda fundamental de los abuelos del artista para su creación, mezcla pertenencias del canadiense con un repaso cronológico de su vida. Observarlo desde que siendo apenas un crío subía vídeos con su madre cantando en YouTube hasta llegar a hacer ‘Sorry’ un hit mundial será el principal atractivo de una exposición de duración indefinida en una galería acostumbrada a las exposiciones itinerantes.

Entre los enseres de Justin Bieber que se podrán encontrar en la sala encontraremos zapatillas, micrófonos, camisetas o incluso cartas. Es esta parte de la vida privada de Bieber la que a bien seguro atraerá a la amplia mayoría de fans. Este hecho ha sido criticado por más de un medio especializado en Estados Unidos, al no entender que un artista de su talla tenga que recurrir a objetos personales para organizar una exposición.

De esta manera, Canadá presumirá de manera indefinida de su mayor bastión en la música actualmente. En una muestra que a bien seguro será un éxito: seguramente no se tardará mucho en que partes del mundo se sumen al fenómeno y abran sus propias salas. Porque, diez años después, el fanatismo Believer sigue intacto.

LOS REPLICANTES

Comments

Dejar una respuesta