“Está en perfectas condiciones pero hay que llevarlo a la tintorería para quitarle el hedor a traición”.

Esa es la atípica descripción de un vestido de novia que está a la venta en el sitio de comercio online Ebay.

El anuncio lo puso la británica Samantha Wragg, quien lo lució el día de su boda.

Y con su venta pretende financiar la separación de su todavía marido.

“Lo estoy vendiendo principalmente para pagar mi divorcio, pues mi esposo al dejarme me llenó de facturas”, explica en el moderno clasificado.

“Si quieres un vestido lleno de malos recuerdos y esperanzas y sueños rotos, éste es el tuyo”, añade Wragg, de 28 años y de Chesterfield, una ciudad del centro de Inglaterra.

“Espero que te traiga mucha más felicidad que a mí y si no… bueno, siempre puedes volver a venderlo aquí”.

Hasta US$86.000

La venta la planteó a modo de subasta y para el momento en el que BBC Mundo escribió este artículo, 75 personas habían pujado ya por el traje.

El precio inicial que Wragg fijó para el vestido, cuando puso el anuncio el 11 de agosto, era de US$658.

Y ya había alcanzado los US$86.698,87 para cuando se publicó esta nota— a dos días del cierre de la subasta—, 40 veces más que su precio de venta en tienda.

El anuncio de Ebay en el que Samantha Wragg vende su vestido de novia.

“A mis pobres padres les costó unos US$2.600 en 2014”, relata ella.

Es de la marca Art Couture, de encaje color marfil y sin mangas, y talla seis.

“También incluyo el velo”, explica Wragg en el anuncio. “Sí, es correcto: me vestí como toda una princesa aquél día“.

Eso mismo se puede apreciar en las fotografías que incluye con el anuncio, apenas dos.

Wragg se disculpa por no adjuntar más imágenes en las que se pueda apreciar mejor la calidad de la prenda.

“Cuando descubrí que mi esposo estaba viviendo con otra mujer quemé o borré definitivamente todas las fotos, para no tener que ver su desagradable cara de nuevo“.

Sentido del humor

Wragg trabaja con redes sociales y tiene además un blog sobre moda y estilos de vida.

Y allí escribió sobre su historia, después de que los medios locales se hicieran eco de ella y se volviera toda una sensación.

Su marido la “engañó con otra” y la dejó en enero, cuenta en el post, y es por eso que decidió vender el vestido.

“Lo había puesto (en Ebay) hacía ya dos semanas, pero apenas lo habían mirado. Así que con ayuda de mi hermano decidí hacerlo (el anuncio) algo más divertido“, explica.

Lea el artículo completo en BBC MUNDO

Comments

Dejar una respuesta