El encrespamiento o pelo erizado, con rizos poco definidos o fosco nos afecta a casi todas, más aún a las que llevan el cabello teñido o cuya textura natural es ondulada o rizada. Que tire la primera piedra aquella que se levanta todas y cada una de las mañanas con todos los pelos en su sitio y no ve cientos de pelos descontrolarse en todas las direcciones. Un ‘bad hair day’ lo tiene cualquiera, sí, pero cuando lo sufres de forma continuada, tienes un problema de encrespamiento y toca luchar contra el ‘frizz’. Y sabemos cómo.

Qué provoca encrespamiento

No sólo los días de lluvia sacan lo peor de nuestro pelo. También los accesorios de calor (planchas, secadores…), los tintes, el cloro o la sal marina… Sin duda alguna, la principal razón es la deshidratación.

Hidratación al máximo

Comienza desde los cimientos y aplica productos ultra hidratantes en tu pelo. Mascarillas que nutran en profundidad, dejándolas actuar durante unos minutos (y no 3, sino de 10 a 15 min) y prestando atención a otros factores tan importantes como la temperatura del agua con el que te lavas el pelo.Mejor si es templada, no caliente. Y del mismo modo, controlar calor de secadores y planchas, procurando usarlos a temperaturas medias, nunca muy altas. No por ser más alta secarás o marcarás antes tus ondas, sino que sólo conseguirás quemarlo, deshidratarlo y encresparlo.

Iones contra la electricidad estática

Un gran aliado contra el encrespamiento es un secador con ionizador. Evitan la electricidad estática y el encrespamiento en el secado. Úsalo a temperatura media y cuando esté seco, aplica aire frío para fijar el peinado y pulirlo.

Este es el modelo ‘Studio 2400 Ionic’ (34 €) y es de Taurus. Cumple con todos los requisitos para no tener un ‘bad hair day’.

Cepillos iónicos

Sí, la función de liberación de iones también la encontrarás en cepillos como estos, de Balmain Hair. El revestimiento cerámico garantiza una distribución uniforme del calor, lo que se traduce en. Una reducción del tiempo de secado. Además, emiten iones negativos que sellan las cutículas, retienen la humedad para evitar la deshidratación y así, reducen el encrespamiento. Los cepillos de metal, por cierto, ayudan a la activación de la electricidad estática.

Estos forman parte de ‘Professional Brush Collection’, junto a otros tantos ideados para diferentes longitudes de cabello.

Dormir entre seda

¿Sabías que la seda puede ayudar a que por la noche, tu pelo no se convierta en un nido enmarañado imposible de desenredar a la mañana siguiente? La suavidad del tejido ayuda a que el pelo no se encrespe, ni rompa, ya que la fricción es más suave y delicada que en otros como el algodón o la franela. El secreto está en tu almohada.

Balmain Hair

Almohada de seda, especialmente pensada para el cuidado del cabello, de noche.

Aceites reestructurantes e hidratantes

No está de más que acompañes tu ritual anti-frizz tratando el cabello con un aceite que reestructura la fibra capilar y la hidrate. Evita que las puntas se abran, controla el encrespamiento y lo protege del calor de los secadores o las planchas. El aceite ‘Restructuring Fluid Potion Argan’, de My Organics, tiene base vegetal de aguacate y aceite de argán, lo que le convierte en un súper aliado de la hidratación en cabellos secos, quebradizos y frágiles (35 €).

Elige el mejor look

Porque no es lo mismo llevar el corte bob o llevarlo largo si tienes el pelo rizado, liso u ondulado. Los ondulados y rizados son los que más sufren el encrespamiento. Cuanto menos definido es el rizo, más ‘frizz’. Para evitarlo, las melenas largas son la solución ya que el peso del cabello, ayuda.

Tratamientos contra el encrespamiento

En pleno barrio de Salamanca se encuentra el centro de Alma Luzón, que con más de 15 años de experiencia tiene entre sus terapias estrellas el tratamiento que ayuda a eliminar el encrespamiento del cabello gracias a la reconstrucción de las fibras capilares. El tratamiento no contiene formol, ni derivados y está basado en productos naturales y orgánicos con trigo de soja, seda, aceite del Amazona y glicolina.

¿Para quién es ideal? Para todas aquellas con el pelo dañado por decoloraciones u otros tratamientos químicos.

¿Qué consigue? Alisar sin perder el volumen ni el cuerpo del cabello.

¿Dónde? C/ General Pardiñas, 47, Madrid

¿Cuánto? De 200 a 300€.

Definidor de rizos

A ti, que no sabes que hacer por la mañana con tus rizos, va dirigido este fichaje. Es un sublimador de rizos y consigue definirlos mientras los hidrata en vez de encresparlos y apelmazarlos. Lleva extracto de Acanto, que activa el rizo y aceite de Onagra, que regenera la fibra capilar y crea un escudo anti-encrespamiento.

Este es ‘Sublime Curl’, de Furterer (19,55 €).

Lea más en:

ELLE

Comments

Dejar una respuesta