Todos sufrimos alguna vez al cortar cebolla. Esto se debe a un compuesto llamado factor lacrimógeno o FL, que libera una sustancia química que, al contacto con nuestros ojos, hace que se nos llenen de lágrimas.

Mas allá de los trucos caseros que todos conocemos y alguna vez intentamos y no nos funcionaron, conoce estos tips de cocina que son infalibles para cortar cebollas sin llorar.

Congélala

El frío enlentece el efecto de los gases que nos producen las lágrimas. Coloca la cebolla, una vez pelada, en el freezer y déjala durante 30 minutos antes de empezar a cortarla.

Remójala en agua fría

Córtala por la mitad y ponla en un recipiente con agua fría por unos cuantos segundos. Cuando la retires, sécala y asegúrate de escurrir toda el agua.

Otra opción consiste en colocarla bajo el chorro de agua fría del fregadero y lavarla una vez que la cortes por la mitad.

Usa gafas

Si eres demasiado intolerante a los gases que expele la cebolla, puedes probar usando unos lentes o unas antiparras como las que se usan en natación. De esta manera, evitarás que los gases entren en contacto con tus ojos.

VIX

Comments

Dejar una respuesta