Un vídeo tomado el pasado 1 de diciembre en Vemdalen (Suecia) ha hecho fortuna en las redes sociales ante la reacción atónita de miles de internautas.

Este efecto óptico recibe exactamente el nombre que el señor De Lorenzo aporta en su tuit, pero sin embargo la imagen está compuesta por varios fragmentos ópticos que, unidos, forman esta espectacular estampa. Vamos por partes

TIEMPO DE LECTURA3 min

05.12.2017 – 13:36 H.

Un vídeo tomado el pasado 1 de diciembre en Vemdalen (Suecia) ha hecho fortuna en las redes sociales ante la reacción atónita de miles de internautas.

Doble halo solar con parhelios. Impresionante. Por si esta gente que estaba esquiando en Vemdalen, Suecia, no estaba teniendo ya un buen día.

Este efecto óptico recibe exactamente el nombre que el señor De Lorenzo aporta en su tuit, pero sin embargo la imagen está compuesta por varios fragmentos ópticos que, unidos, forman esta espectacular estampa. Vamos por partes.

 

El círculo alrededor del Sol

En primer lugar, ese círculo se conoce como halo de 22º y se forma de la siguiente manera: cuando hay muchos cristales de hielo flotando en el aire, como era el caso en la estación sueca, la luz los atraviesa y sale reflejada con una pequeña desviación (refracción) que es la que dibuja ese círculo alrededor del astro emisor de luz.

Para el observador que esté en la posición adecuada, estas refracciones se combinan para formar un aparente círculo alrededor del Sol (o de la Luna) de esta manera (disculpen lo chapucero del gráfico).

Como puede apreciarse, en condiciones normales uno sólo ve el sol puesto que los rayos de luz que emite viajan en paralelo (la línea naranja) hacia el ojo. Sin embargo, cuando esta luz encuentra cristales de hielo en medio se tuerce 22º hacia fuera, creando ese círculo de, aparentemente, mayor tamaño. Dado que la luz se refracta hacia el exterior, el cielo en el interior del halo es siempre más oscuro que en el exterior.

Dos halos solares, uno de 22º y el otro de 46º (National Weather Service)
Dos halos solares, uno de 22º y el otro de 46º (National Weather Service)

En ocasiones, como en esta imagen tomada en Nuevo México en 2015, puede apreciarse un doble círculo alrededor del sol, cuyo caso se denomina halo de 46º.

Los otros dos ‘soles’ a los lados

A ambos lados de este halo de Vemdalen aparecen otros dos puntos de luz, denominados ‘falsos soles’ o, más apropiadamente, parhelios (del griego ‘para’, cercano, y ‘helios’, sol).

Esto ocurre, de nuevo, cuando la luz del sol atraviesa nubes del tipo cirro que están cargadas de cristales de hielo, que provocan que estos haces de luz se desvíen. No es casual que estos parhelios aparezcan justo en los bordes del halo solar, ya que se ven sometidos a la misma desviación de 22º.

¿Ocurren en España?

Lo único que hace falta para que esto se produzca es un cielo nuboso y con multitud de cristales de hielo acumulado, por lo que son susceptibles de aparecer en cualquier país donde se den estas condiciones. Si bien no resultan tan espectaculares como el ejemplo sueco, muchas asociaciones astronómicas han recogido parhelios o halos en nuestra geografía.

Por ejemplo, la siguiente foto representa un parhelio fotografiado en 2005 en La Fregeneda, provincia de Salamanca, por Javier García Oliva, un miembro de la Agrupación Astronómica Cántabra.

Parhelio en La Fregeneda, 2005 (Javier García Oliva)
Parhelio en La Fregeneda, 2005 (Javier García Oliva)

Aunque el halo no está definido, se observa cómo a la izquierda de la imagen aparece un ‘falso sol’, provocado por la refracción de la luz a causa de las partículas de hielo en suspensión.

En resumen, son dos fenómenos producidos por la misma causa. En ocasiones, dependiendo de la cantidad de cirros a un lado u otro del Sol, se pueden apreciar halos sin parahelios y viceversa. En el caso sueco lo tuvimos todo, de ahí esa imagen tan espectacular.

EL CONFIDENCIAL

Comments

Dejar una respuesta