La reunión entre Lilian Tintori y el presidente Donald Trump fue más polémica de lo esperado. La camisa de la esposa de López fue blanco de críticas y burlas. Entre calificativos de “mesera” hasta “vendedora de fresas de la Colonia Tovar”, hoy Tintori se ríe de la anécdota.

Luego del alboroto virtual, algunos diseñadores de moda se ofrecieron a vestirla y ella se negó. Tintori dijo que la camisa que llevó al encuentro es una que siempre ha usado para eventos serios como velorios y que aquel día no tuvo tiempo de ir a cambiarse porque la agenda constaba de varias reuniones, una tras otra. Su prioridad era el encuentro con Trump, no su ropa.

Aseguró que no le puede importar demasiado cómo luce “mientras hay gente que muera de hambre en el país”.

“En la mañana había tenido una reunión con los senadores y usé la misma camisa. Cuando entré al Oval (oficina presidencial de EEUU) recuerdo que vi a Melania Trump bellísima, como una muñeca”, recuerda.

A la esposa de López le sorprendió que incluso Nicolás Maduro en cadena nacional criticara su atuendo cuando, piensa, que un presidente debe preocuparse por temas más importantes que la ropa de una mujer.

Además contó que la reunión duró 43 minutos y en ella tuvo tiempo de desarrollar los cuatro puntos que llevó y a responder varias preguntas del primer mandatario. Al momento de la foto “el presidente Trump eligió el lugar. El cuadro que está en el fondo es la del único preso político que ha tenido EEUU”, dijo.

El retrato que se muestra en el lugar de la foto es de Andrew Jackson, séptimo presidente de los EEUU quien es considerado como el único de ese país que ha sido prisionero de guerra en la historia. Es además el rostro del billete de $20. El tweet con la foto lo escribió el propio Trump.

EL ESTIMULO

Comments

Dejar una respuesta