El exembajador de Venezuela y expresidente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, Diego Arria, la emprendió contra los dirigentes de la oposición venezolana y los acusó de entorpecer y torpedear todas las iniciativas internacionales de ayuda para que retorne la libertad y la democracia a Venezuela.

En declaraciones a Orlando Avendaño, de PanAmPost, Arria expresó:

“Venezuela no ha tenido, para los que creemos en la libertad, un mejor amigo que el secretario general Almagro. Ninguno. Pero, ¿cómo se ha comportado la dirigencia política venezolana? Primero, intentaron desmontar el informe del secretario general, cuando se reunieron en secreto en la República Dominicana. Precisamente el propósito en ese momento era llegar a un acuerdo para que Almagro no presentara el informe. Eso les falló. Luego, el informe se convirtió en una condena documentada al régimen. Yo propuse a la Asamblea hacer 100 mil copias de ese informe y regarlo por todo el país. Pues no solamente no lo hicieron, sino que no hubo un reconocimiento a lo que Almagro había hecho. Siempre nos hemos quejado porque nadie se preocupa por nosotros, y cuando viene una persona como Almagro, los tiramos a la basura. Simultáneamente pasó algo parecido: los obispos católicos hicieron un informe extraordinario, ¿y qué hizo la oposición? Acudió al Vaticano. Abandonamos a Almagro, abandonamos a los obispos venezolanos. Hace dos años el Gobierno de Obama emitió una orden ejecutiva, sancionando a un grupo de venezolanos, ¿qué hizo la MUD? Inmediatamente protestó. «No, las sanciones tienen que ser multilaterales, Venezuela no es una amenaza a la seguridad de Estados Unidos»… ¿Cómo no va a ser una amenaza cuando estamos a menos de dos mil millas de distancia y tenemos a toda clase de grupos terroristas que transitan por Venezuela? Así que, volviendo a lo de Almagro: él no puede ser más venezolano que los venezolanos. Yo me imagino, no es que él me lo ha dicho, que permanentemente es un hombre que responde siempre a Venezuela cuando hay una queja o una denuncia, y no encuentra eco”.

Con relación a la acusación del Departamento del Tesoro de EEUU contra el vicepresidente Tareck El Aissami, dijo lo siguiente:

“Para que el Gobierno de Estados Unidos decida sancionar al vicepresidente de un país, es porque han analizado en detalle todas las consecuencias y la documentación. Fíjate que El Aissami, y los otros cuatro, podrían perfectamente demandar al Tesoro de Estados Unidos. El sistema judicial norteamericano lo permite, pero, ¿por qué no lo hacen? Pues porque tan pronto tú demandas al Tesoro, los abogados tienen el derecho a preguntarte a ti y solicitarte información. Hemos visto a El Aissami diciendo, «el Gobierno norteamericano no ha sometido pruebas»… No tiene que someterle pruebas a nadie. Eso es un acto interno. El que tiene que ver cómo lo aclara es él. Pero fíjate que la MUD es cooperadora en eso. El comunicado de la MUD dice, en alguna parte, que la Fiscalía debe investigar o que la Asamblea deben hacerlo, ¡por favor! ¿Cómo puede la Asamblea investigar a un tipo que está vinculado con cuestiones fuera del país? Pero hay una frase más peligrosa de la MUD. Dice el comunicado que, «después de que se haya investigado, la MUD no descarta la posibilidad de avalar el informe», ¡¿Qué te parece?! Es decir, nosotros ponemos en duda el informe sobre El Aissami. Yo te digo algo: ya no es simplemente la cohabitación, que la mayoría de estos dirigentes tienen con el Gobierno, sino que al mismo tiempo le van diciendo al mundo, «oye, mejor no se metan con Venezuela, porque nos dan la mano y les damos la espalda»…

Lea la entrevista completa con Diego Arria en
PANAMPOST.COM

Comments

Dejar una respuesta