El Banco Central de Venezuela (BCV) continúa presentando pérdidas. El balance del instituto emisor de agosto muestra que en ese mes tuvo un resultado negativo de 790 millones de bolívares.

Desde abril, las cuentas del Central empezaron a registrar resultados negativos y entre las causas se encuentran los costos de la política monetaria, así como la política cambiaria.

Fuentes oficiales señalan que la política monetaria genera un desbalance y destacan que, por ejemplo, el instituto emisor ofrece instrumentos con una tasa de 17 %, mientras que los papeles que recibe de Pdvsa y el Bandes tienen un rendimiento muy bajo.

A cambio de esos instrumentos, la petrolera y la institución estatal reciben bolívares que se emplean en cubrir el déficit del sector público.

Aunado a la política monetaria, está el régimen cambiario. Aunque entre mayo y agosto se ofrecieron dólares mediante el sistema complementario a una paridad mayor, ello no ha sido suficiente para equilibrar las cuentas.

Tras el esquema complementario, el instituto emisor realizó ajustes contables y elevó su patrimonio.

LA PATILLA

Comments

Dejar una respuesta