Las criptomonedas o criptodivisas, son medios digitales de intercambio. Actualmente hay muchas monedas virtuales; de ellas,  más de 50  superan el millón de dólares de capitalización. La mayoría son similares o derivadas de la primera, bitcóin, con diferentes especificaciones. Habrás oído hablar de litecoin, namecoin, peercoin, dogecoin, etc. En este artículo nos referiremos, sobre todo a bitcóin.

Tecnología de Contabilidad Distribuida o de cadena de bloques -Blockchain

El término Bitcoin se aplica también al protocolo y a la red P2P que lo sustenta. Para poder comerciar con bitcoines se utilizan aplicaciones web con tecnología Blockchain o Tecnología de Contabilidad Distribuida (DLT – Distributed Ledger Technology), que solo necesitan un navegador y están accesibles desde cualquier plataforma. Esta tecnología se concreta en:

    1. La criptografía: provee un mecanismo para la codificación segura de las reglas del protocolo en el sistema.
    2. La cadena de bloques: es una base de datos pública y distribuida en la que se registran de forma segura las transacciones que se realizan en la red. Los mineros son personas o empresas que generan Bitcoin, procesan y certifican transacciones; mantienen la seguridad en la red y hacen que los participantes en las operaciones estén sincronizados. Cobran una pequeña comisión, lo que hace baratas las transacciones.
    3. El consenso distribuido: es la actuación de los participantes de la red, verificando y confirmando la certeza y unicidad de las transacciones. Es un sistema digital descentralizado con una operativa transparente, que funciona a través de una red de miles de ordenadores capaces de sincronizarse al instante.

La diferencia de las criptomonedas con el dinero fiduciario está en que ningún grupo ni particular -tampoco una autoridad central- pueden determinar la producción de estas monedas virtuales, ni usarlas ilegal o abusivamente, ya que sólo se genera una cierta cantidad de unidades colectivamente, a una velocidad que está limitada por un valor definido con anterioridad y conocido públicamente.

Si se usan bitcóins como medio de intercambio, para poder enviarlas, primero hay que tenerlas o cambiar moneda de curso legal por bitcóins.

Los exchanges son empresas especializadas en facilitar el cambio de moneda, que en muchos casos son las mismas que ofrecen el monedero donde almacenarlas. Funcionan como mercados de valores, dando un valor económico a las criptomonedas bajo el libre juego de oferta y demanda. Pueden ser simples intermediarios entre usuarios, o permitir funcionalidades de trading.

En España, la moneda virtual bitcóin está reconocida desde marzo de 2015 como medio de pago (no como mercancía, como ocurre en otros países).

Ventajas de las criptomonedas

  1. Las transacciones con las criptomonedas son instantáneas. Una transacción Bitcoin, por ejemplo, es recibida en pocos segundos y empieza a confirmarse en los 10 minutos siguientes, hay que esperar de 1 a 6 o más confirmaciones, según la cantidad. Cada confirmación disminuye exponencialmente el riesgo de revertir una transacción.
  2. Las transacciones con bitcóins o criptomonedas ocultan la identidad del usuario. Cualquier persona puede ver los fondos y transacciones de una dirección Bitcoin. La identidad de ese usuario no es conocida, a no ser que la desvele durante una compra o por otros motivos. Esta es una de las razones por la que deben adoptarse buenas prácticas, como que las direcciones Bitcoin se utilicen sólo una vez.
  3. El sistema promueve la transparencia y los registros únicos. El libro contable o libro mayor mayor descentralizado permite acceder a él libremente, en cualquier momento, para verificar las transacciones de criptomonedas que han sido registradas y no se pueden modificar.
  4. Las transacciones realizadas por estos sistemas son seguras porque no se pueden revertir; sólo pueden ser reembolsadas por la persona que recibe el pago. Bitcoin puede detectar errores tipográficos y normalmente no permitirá enviar dinero por error a una dirección no válida. Otro aspecto de la seguridad, es que debería exigirse un mínimo de garantías a las empresas que aceptan depósitos en criptomonedas (como el caso de los exchanges)para asegurar que no haya fraudes, del mismo modo que existen ciertos tipos de licencias que establecen garantías para las empresas que aceptan depósitos en euros.
  5. Las transacciones con Bitcoins son operaciones sujetas y exentas de IVA. Así lo indican algunas respuestas de Hacienda a consultas vinculantes en el año 2015. Explican que «deben entenderse incluidas dentro del concepto “otros efectos comerciales”… Este concepto está íntimamente ligado a instrumentos de pago que permiten la transferencia de dinero y, como tales operaciones financieras, deben quedar exentas del Impuesto».
  6. La venta de Bitcoin de entidades dedicadas al minado y la transmisión de esta criptomoneda, está también exenta de IVA. Es la respuesta a una consulta vinculante de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo, en 2016, basada en el criterio del Tribunal de Justicia de la UE. La causa es que la retribución abonada al prestador del servicio no es el contravalor del servicio prestado, ya que los nuevos Bitcoins son generados automáticamente por la red
    Los mineros sí están sujetos al IRPF, o al Impuesto de Sociedades en caso de operar a través de una sociedad. Hacienda ha contestado en 2016 a otra pregunta vinculante indicando que deben censarse en el epígrafe 831.9 del IAE (otros servicios financieros no comprendidos en otras partes) y darse de alta en la Seguridad. Las casas de cambio o exchanges, por su actividad de cajeros, venta y cambio de bitcóins por euros, ya estaban sujetos a estos impuestos desde 2015.
  7. Facilita las transacciones internacionales. El respeto que se ha ganado la tecnología Blockchain de parte de las empresas tecnológicas y financieras, ha hecho que empresas, entidades financieras o personas de diferentes nacionalidades, puedan operar y realizar pagos electrónicos con la misma moneda virtual.
  8. Se pueden obtener ganancias con la especulación. El mercado Bitcoin es volátil, debido a que aún no ha alcanzado masa crítica. Los períodos de alta volatilidad interesan los inversores, por las oportunidades de trading y compra venta que ofrece esta criptomoneda. Los especuladores son necesarios, ya que aportan al mercado Bitcoin una liquidez que de otro modo sería muy difícil de conseguir.
  9. Los importantes avances tecnológicos y en telecomunicaciones transformaron el envío de remesas, de un mercado que utilizaba giros postales, al otro actual dominado por las transferencias electrónicas, que disminuyen costes y tiempo y llegar a zonas lejanas y de difícil acceso. Las criptomonedas permiten acceder a la red a 4 mil millones de personas que no tienen posibilidades de operar con bancos, tarjetas de crédito u otros medios de pago y necesitan hacer remesas, exportar e importar bienes, etc. Así, pueden  pueden operar a través de internet o una aplicación móvil para realizar esos pagos electrónicos y otras operaciones.
  10. España es uno de los mejores sitios para emprender en empresas de este sector. Es el primer país en el que un banco ha entrado en el capital de una empresa de este tipo forzando así a los reguladores a negociar. Además, Europa define a las bitcoines como divissa y no como activos como lo hace, por ejemplo, Estados Unidos.

CIRCULANTE

Comments

Dejar una respuesta